jueves, 7 de febrero de 2013

El cielo en la tierra (blog)

06/12/2012 CIERRE DEL BLOG Querid@ amig@, Amad@ Herman@, ¡todo está cumplido!. Y en lo que a este blog respecta, llegó el momento. Es la hora hace tiempo anunciada. Doy gracias desde el Corazón a la Providencia por haber posibilitado que nos encontráramos en el Camino, contribuyendo, con el “recuerdo” de cada uno, al recuerdo colectivo sobre lo que Es y Somos y a transformar en realidad El Cielo en la Tierra. El blog, nacido el 26 de junio de 2009, se cierra Aquí y Ahora. Durante estos tres años y medio se han publicado 1.743 entradas y sus páginas han recibido 901.658 visitas (148.617 de ellas en el último mes). Ya no se insertarán más entradas ni el sistema admitirá nuevos comentarios a las ya publicadas, aunque todo el material seguirá disponible en la Red, así como en la web de descargas y enlaces al blog asociada: http://elcieloenlatierra.wix.com/descargasyenlaces Como adelantó Rumi, la época del asceta acabó y el Reinado del Amor ha llegado. Termina cualquier necesidad de “hacer” y sólo brilla el Amor en un Vivir Viviendo en el que se comprende divinamente que Todo es Perfecto y que la Iluminación es, precisamente, tomar Consciencia de la innecesariedad de la Iluminación. Simplemente, como indicó Cristo Jesús, hay que Nacer de Nuevo. Para ello, a partir de hoy entro en el Silencio Mental e Interior y me dispongo a experienciar una Muerte en Vida que abra las puertas de la Resurrección en Vida. Y me adentro en la crisálida para, cual oruga, vivenciar la Metamorfosis. No sé cuánto tiempo estaré dentro de ella. No hago cálculos ni conjeturas mentales. Tras años de charlas, talleres y publicaciones, compartiendo recuerdos, inspiraciones e intuiciones con tanta gente, clausuro todas las actividades. En Paz y Alegría, cesó todo y dejeme. Y escapando de la voluntad, quedo enteramente a la Voluntad del Padre. Todo se haya en tu interior. También la Felicidad, que es tu Estado Natural. Disfruta de estas fechas en compañía de los tuyos en la seguridad de que la vida entera, sin excepciones, es un Regalo y está llena y repleta de señales, causalidades, sincronías y Milagros para que fluyamos entre ellos. Lo muestra muy bien la película Maktub, cuya escena cumbre se desarrolla en la cena de Nochebuena y que te ofrezco como modesto presente navideño: http://www.sucine.com/maktub/ En Silencio y Meditación, de Corazón a Corazón, mantenemos nuestro contacto y conexión de una forma y manera más Viva y Real que nunca. Por siempre. Abrazos, Besos y Bendiciones de Amor y Gozo. YO QUE SOY TÚ COMO TÚ ERES YO POSDATA: Y, efectivamente, tras la Muerte en Vida, aconteció la Resurrección en Vida y el Nacer de Nuevo: la amada en el Amado transformada; y el Hijo transfigurado en el Padre, pues Uno y sólo Uno son, a través de un proceso de Absoluto, Completo y Radical Vaciamiento. ¿Por qué debo buscarlo? Soy el mismo, soy como Él. Su Esencia habla a través de mí… ¡Me he estado buscando! Pero ya cesó toda Búsqueda. Este poema de Rumi (Diwan, parte II, gazal 24) muestra de manera sublime la culminación de tal proceso a modo de diálogo metafórico entre el Padre y el Hijo que se Vacía para No-Ser y, así, Ser Uno con Él y en Él: Me dijo: “No estás loco y no eres digno de esta morada”. Me fui y me volví loco, loco de atar. Me dijo: “No estás ebrio, vete, porque no eres de los nuestros”. Me fui y me embriagué, totalmente colmado de alegría. Me dijo: “No estás muerto, no estás lleno de gozo”. Y ante su rostro vivificador, me caí muerto. Me dijo: “Eres inteligente y emborrachado andas de dudas e ilusiones”. Y me volví sencillo, me volví inocente y me aparté de todos. Me dijo: “Te has convertido en vela y alquibla de un grupo”. No soy de ningún grupo y no soy una vela, me esfumé como el humo. Me dijo: “Eres maestro y sheij, señor y guía”. No soy sheij, no soy guía, soy un esclavo de tu voluntad. Me dijo: “Tienes alas y plumas, por eso no te doy plumas ni alas”. Deseando sus alas y plumas, me arranqué cualquier pluma y cualquier ala. Me dijo el que es mi nueva suerte: “No te inquietes, ni te ocupes de ti mismo, porque yo, bondadoso y generoso, soy tu único devenir. Me dijo el que es mi amor eterno: “No te alejes de mi lado”. Contesté: “No lo haré, no, no y no”. Quieto permanecí. En palabras de San Juan de la Cruz: Quedeme y olvideme, el rostro recliné sobre el Amado, cesó todo y dejeme. Y el Movimiento (en todas sus manifestaciones experienciales, vitales y conscienciales) ya no es sino reflejo de la Quietud. Y la Vida, un no-hacer en el que no hay otra cosa que hacer que el jolgorio y la jarana: No soy cristiano, ni judío, ni mago, ni musulmán. No soy del Este, ni del Oeste, ni de la tierra, ni del mar. No soy de la mina de la Naturaleza, ni de los cielos giratorios. No soy de la tierra, ni del agua, ni del aire, ni del fuego. No soy del empíreo, ni del polvo, ni de la existencia, ni de la entidad. No soy de India, ni de China, ni de Bulgaria, ni de Grecia. No soy del reino de Irak, ni del país de Jurasán. No soy de este mundo, ni del próximo, ni del Paraíso, ni del Infierno. No soy de Adán, ni de Eva, ni del Edén, ni de Rizwán. Mi lugar es el sinlugar; mi señal, la sinseñal; mi identidad, la sinidentidad. No tengo cuerpo ni alma, pues pertenezco al Espíritu que emana del Amado y Él mismo Es. He desechado la dualidad, he visto que los dos mundos son uno; Estoy embriagado con la copa del Amor, los dos mundos han desaparecido de mi vida; no tengo otra cosa que hacer más que el jolgorio y la jarana. Ya veremos como se va concretando la jarana y el jolgorio en la vida cotidiana. No hago suposiciones. En el Aquí y Ahora, lo que siento es una gran sensación de Libertad. Libertad al Amar lo que es y tal como es. Y Libertad por haber mandando a paseo obligaciones materiales e imposiciones y devociones mentales y morales de muy diverso pelaje. Hago de momento en momento lo que me gusta; dispongo de tiempo para atender sin prisas a las personas y situaciones que la Providencia (no “mi” agenda) va poniendo delante; y dejo que ella, la Providencia, haga el Camino por mí y diseñe la Vida sin intromisiones de una vida -"mi" vida- querida y programa por aquel que antes fui “yo”. Metafóricamente expresado, he dejado de ser Peregrino (o Caminante) para ser simplemente el viento que fluye por todos los Caminos y el aire que respiran todos los caminantes. Y he “visto” que el origen del sufrimiento radica en creer que algo debe ser diferente de como es y que el problema no se halla en los demás o en el mundo, sino en lo que yo creo acerca de ellos. En lugar de intentar, inútilmente, cambiarme a mí mismo, a los otros o al mundo para ajustarlo a mi pensamiento de como deberían ser, acepto e interiorizo la realidad tal como es, experimentando una Libertad y un Gozo antes inimaginables. Lo “Real” es que no hay nada que cambiar. Mucha gente quiere que cambien las cosas (su vida, la de los demás, el mundo en general,…) y lo intentan actuando sobre el mundo exterior (deseo de cambio exterior). También hay quienes quieren el cambio, pero han entendido que es una ventana que se abre desde el interior y que se necesitan ojos nuevos para un mundo nuevo (deseo de cambio interior). Pero no hay nada que cambiar, ni fuera ni dentro de uno mismo; todo es Perfecto y se halla en constante evolución (Tao). Se acabaron las preguntas y las respuestas, las búsquedas y los caminos. Se percibe entonces la innecesariedad de la Iluminación y nos "destensamos", "descondensamos", “vacíamos" y diluimos en la no-identidad (que implica la no-dualidad). "Cesó todo" y el No-Ser todo lo inunda y todo Es. Y el cesó todo conlleva el “dejeme”: el antes “hacedor-emisor” se disuelve en la no-identidad y fluye en la dinámica “fluir-recibir-fluir”. El Misterio de la Vida se desvela de par en par: Vivir viviendo, Vivir fluyendo para Recibir de la Creación, que es una Naturaleza tan Natural como Divina de Abundancia Infinita donde la Gracia y la Riqueza se distribuyen entre todos los componentes que la configuran y en ella se integran y fusionan no según su capacidad, sino según su necesidad (1). (1) A cada cual según su necesidad: “La multitud de los creyentes no tenía sino un solo corazón y una sola alma. Nadie llamaba suyos a sus bienes, sino que todo era en común entre ellos (…) No había entre ellos ningún necesitado, porque todos los que poseían campos o casas los vendían, traían el importe de la venta y lo ponían a los pies de los apóstoles, y se repartía a cada uno según su necesidad”. Hecho de los Apóstoles, 4, 32-35 “En la fase superior de la sociedad comunista (…) sólo entonces la sociedad podrá escribir en su bandera: ¡De cada cual según, su capacidad; a cada cual, según sus necesidades! Karl Marx, Crítica del Programa de Gotha, I, 3