sábado, 5 de febrero de 2011

Ahora es lo único que existe -

AFIRMACIÓN: “AHORA, ES LO ÚNICO QUE EXISTE”
v iajeinter ior@crecimientoper sonal . com ♦ + 34 917 43 6 59 4 ♦ www. crecimientoper sonal . com


Lección 1 - Viaje Interior


EL NACIMIENTO
Esta es la primera lección del curso “Viaje Interior”. El primer encuentro dentro del ciclo de la vida
se produce al nacer... y ahí empieza el viaje de cada uno. Cada vez que presenciamos un nacimiento, experimentamos inevitablemente asombro, alegría, excitación: perplejidad ante la fragilidad de un recién nacido y, al tiempo, estupor ante la magnificencia de la existencia humana.
De golpe, nos encontramos cara a cara con los misterios de la vida y de la muerte, nos quedamos sin palabras ante las incógnitas de la existencia. Fuera de nuestra visión se ha ido gestando un ser, completo, perfecto, listo para vivir todo un desarrollo único, personal e intransferible, aquí en este plano físico… Cuantas veces en la vida nos encontramos con la materialización de algo que
se ha ido gestando dentro o fuera de nosotros, a veces sin darnos cuenta del proceso, como cuando un coche sale de un túnel de repente, sin que hayamos visto el recorrido...
Tomar conciencia también es darse cuenta de lo que ocurre más allá de lo visible y tangible: un nacimiento nos coloca ante todas las preguntas existenciales que, en algún momento de nuestra vida no hemos podido evitar ni responder: “¿Qué hacemos aquí? ¿Quiénes somos? ¿Para qué todo este tinglado?”
El curso que nace con esta lección se ha ido gestando a lo largo de más de 20 años de atención interior, de investigación y experimentación con la psique humana. Pretende colocarnos ante estas preguntas y ante el misterio de la existencia. Queremos investigar juntos y que juntos vayamos desvelando verdades. Que tomemos conciencia de la pequeñez de la existencia humana y al tiempo de grandeza inigualable del ser humano, de sus ilimitadas posibilidades y del
potencial grandioso que se esconde en nosotros.
Un recién nacido nos coloca ante esta grandeza, pero también nos hace concientes, de golpe, de que este pequeño ser necesita un sin fin de cuidados, aquí en el plano corporal. Hay que proveerle de todo, alimentarle, limpiarle e, igual de importante, darle calor y contacto, estar atentos 24 horas a sus necesidades. Igualmente aquí nos damos cuenta de que necesitamos hacer esto mismo con nuestra alma, con nuestras emociones, con nuestro cuerpo. El crecimiento personal comienza aquí en el mundo del día a día, en tu trabajo, con tu pareja, con tus hijos, con el enriquecimiento de tu rutina. Ordenar nuestra vida aquí en el plano físico es la base del trabajo
interior. Una casa se comienza por los cimientos, no por el tejado…
La pequeñita criatura, con su fragilidad y su sensibilidad, toca nuestro corazón. Esta sensibilidad, en realidad, también la seguimos teniendo hasta el día de hoy.
Nuestra sensibilidad es nuestra debilidad, porque nos hace sentir demasiado, porque no conseguimos controlar nuestras reacciones, porque nos desborda. ¡Pero no es así!... La sensibilidad es un gran regalo, es nuestra gran riqueza, es la que nos llevará a percibir lo que está más allá, a tocar el mundo sutil con un dedito, es la que nos permite gozar de estar vivos y es la que permite que el vivir sea una experiencia única e maravillosa. Sin la sensibilidad presente cada
instante, todo se hace rutinario, gris, automático, sin jugo. ¡Aprender a usar nuestra sensibilidad a nuestro favor y no en contra nuestra es otra meta que está naciendo hoy!
Cada segundo nace una vida nueva en algún lugar del planeta y, como todo está unido, también tenemos constantemente el poder de renacer y generar en nosotros mismos algo que antes no existía. La verdad es que cada uno de cada segundo de nuestra vida podemos aprovecharlo para avanzar hacia un lugar interno más amplio, más sabio y más seguro…
Solemos olvidar que esta opción está disponible 24 horas sobre 24 horas y, si así lo queremos, aquí y ahora podemos abrir una dimensión nueva en nuestro interior. ¡Tenemos este don y podemos aprovecharlo!
Cada don que no usamos pasa a trabajar en contra nuestro, porque las energías quieren ser usadas, ya que para eso fueron creadas. ¿Por qué no explorar al máximo todas nuestras capacidades, virtudes y posibilidades? Con esta intención empezamos hoy, todos juntos, nuestro “Viaje Interior”.

El siguiente paso va ser explorar nuestra actitud ante lo nuevo, el miedo al cambio, que a veces hace que ignoremos y desaprovechemos lo que es nuestro, simplemente por el hecho de existir.

INSTRUCCIONES

En esta primera lección vamos a indicar las directrices principales para lograr el máximo beneficio de este curso:

El texto anterior debe ser leído DIARIAMENTE una vez, con atención plena.
Trata de hacer de ello un hábito, como lavarse los dientes o peinarse. ¡Ojo! Aunque en algún momento te parezca que lo puedes dejar para más tarde, no lo hagas. Crea el hábito.
Es un texto corto, pero contiene un gran poder de expansión. Nuestra mente necesita repetición para absorber completamente conceptos nuevos. Sólo con la repetición las ideas calan dentro de nosotros, pasan a interactuar con nuestro sistema de creencias, y cuando se hacen orgánicas empiezan a dar frutos.
La repetición hace que la idea vaya profundizando y cuando menos te lo
esperas, pasas a encontrar puntos de vista nuevos y soluciones que antes nunca se te habían ocurrido. Estas certezas te vendrán espontáneamente, sin que tengas que elaborar gran cosa.


Te recomendamos que te regales hoy mismo un cuaderno bonito, que te dé gusto tocar y mirar.

Escribe en su capa o en la primera página: “Viaje Interior”. En él vas a dejar la reseña de tus descubiertas y de tu progreso. A menudo te pediremos que escribas algo, como parte de un ejercicio. Este será tu “diario de viaje”.

EJERCICIO INTERIOR
1ª semana: (hacerlo una sola vez durante la semana)
Después de leer el texto, busca un rato (unos 10 minutos), en el que puedas estar solo/a y sin interrupciones. Siéntate, cierra los ojos y respira profundamente unas cuantas veces, soltando cualquier tensión que puedas tener, hasta sentirte relajado/a y tranquilo/a (muy importante).
Ahora, recuerda si has presenciado el nacimiento de un niño (si no es así, probablemente has presenciado el nacimiento de algún perrito/gatito, o algún animal domestico).
Vuélvelo a revivir, recordando segundo a segundo todas las emociones que sentiste en aquel momento. Permite el tiempo necesario para que afloren los sentimientos que tuviste.
Date cuenta de que es una situación más intensa y muy diferente de la experiencia cotidiana.
Toma conciencia de que lo que estás viendo te pone en contacto con una dimensión misteriosa de la existencia. Esta dimensión desconocida está ahí siempre, mezclada en la cotidianeidad, presente y activa, aunque nos olvidemos de ella y no la presentemos atención.
Observa tu apertura para explorar y conocer esta dimensión olvidada en ti. ¿Quieres conocer los misteriosos mundos que se encuentran dentro de ti? ¿Te excita este viaje en busca de tus espacios más luminosos y plenos? ¿Cuál es tu expectativa? ¿Qué añoras alcanzar?

Al terminar, escribe en tu cuaderno lo que sentiste y cuáles son tus anhelos.

2ª semana: Busca un momento para repetir el ejercicio anterior. Al terminar, toma nota de la diferencia con respecto a la primera vez en que hiciste el ejercicio.

EJERCICIO PRÁCTICO
Dentro de estos 15 días, ¡vamos a empezar algo nuevo! Algo que nunca hiciste antes.
Puede ser algo a lo que no te has atrevido nunca, o algo que vas posponiendo hace tiempo, o algo que te ha dado apuro/recelo hacer, pero siempre has deseado. Puede ser un curso (pintar, bailar, crear algo…), ir solo/a a algún sitio, hacer algo que te da vergüenza, darte un regalo o capricho que te negaste, llamar un amigo para pedirle algo, decir a alguien que le quieres…
¡¡¡No lo dejes para el último momento!!!
Y mira como te sientes…