jueves, 11 de marzo de 2010

Mediumnidad - http://elespiritismohoy.blogspot.com

miércoles 10 de marzo de 2010
CLASIFICACIÓN DE LA MEDIUMNIDAD


Aunque la mediumnidad es de esencia única, posee un extraordinario polimorfismo y se presenta en muy variadas situaciones y categorías. Se pueden establecer diferentes clasificaciones dependiendo del criterio que se adopte.
Tomando en cuenta las reacciones psicofisiológicas del médium, así como el grado de profundidad que alcanza el trance, la facultad puede ser:

Consciente. Se presenta cuando el trance es superficial, de poca profundidad el médium sabe lo que está ocurriendo y una vez que ha concluido la manifestación recuerda todos los detalles.

En la mediumnidad consciente, las ideas básicas provienen del espíritu, pero las formas verbales son elaboradas y moldeadas por el médium, a tono con su nivel cultural y sus propios conceptos, de modo que siempre habrá un cierto grado de filtración e interferencia. La intuición y la inspiración son variedades típicas de la mediumnidad consciente.

Muchas veces el médium sufre un drama íntimo porque se siente confundido y duda sobre el origen de los mensajes, y se pregunta si provienen de un espíritu o de su propio mundo mental, y la duda también se apodera de quienes le acompañan.

Una dosis razonable de preocupación ante la eventualidad del animismo forma parte de una actitud prudente de vigilancia y control, pero no debe convertirse en un comportamiento obsesivo impulsado por la desconfianza, pues se crea en el médium un estado psicológico de inhibición que bloquea la sintonía con los espíritus.

La educación del médium, la experiencia que vaya adquiriendo y su elevación moral, constituyen la mejor garantía de éxito cuando la facultad es consciente.

Semiconsciente. El médium se da cuenta parcialmente de lo que está aconteciendo con la manifestación del espíritu y de sus propias reacciones mentales y físicas y concluido el trance conserva recuerdos fragmentarios de lo que ha ocurrido. La mente del médium interfiere poco en las comunicaciones, causando leves distorsiones en el lenguaje y en las tonalidades emocionales.
Es la variedad mediúmnica que se presenta con mayor frecuencia.

Inconsciente. El trance es pleno y ha alcanzado la profundidad máxima. El espíritu que se manifiesta domina los centros nerviosos del médium, el cual se encuentra adormecido y con su conciencia obnubilada. Cuando concluye la experiencia el médium no recuerda lo que ha sucedido y se manifiesta sorprendido al saberlo.

Corrientemente, a la mediumnidad inconsciente se le llama "mediumnidad de incorporación" lo cual es bastante impropio, ya que sugiere la "salida" del espíritu del médium y una "ocupación" de su organismo por parte del espíritu comunicante, cuando en verdad, de lo que se trata es del control magnético que éste ejerce sobre el sistema nervioso del médium, aletargando momentáneamente su conciencia y su raciocinio crítico dentro de un proceso donde también se superpone el periespíritu del espíritu sobre el periespíritu del médium, dando la apariencia de que uno se introduce o se incorpora en el otro.

Como son mínimas las interferencias, la mediumnidad inconsciente es la que preserva con mayor fidelidad el sentido y la forma original de las comunicaciones, y de esta manera, permite que se pueda identificar al espíritu. Eso ocurre así en las experiencias de xenoglosia o xenografía, en las cuales los mensajes son transmitidos en idiomas desconocidos para el médium, bien sea en forma oral o escrita. Son términos acuñados por el Dr. CHARLES RICHET, fundador de la Metapsíquica.

De acuerdo con las particularidades que adoptan los fenómenos, la mediumnidad se clasiifica en dos grandes categorías. mediumnidad de efectos intelectuales y mediumnidad de efectos físicos. Sin embargo, debe quedar claro que no hay una frontera absoluta que las separe como si fuesen compartimientos estancos, porque casi siempre se encuentran entremezcladas. Bien decía GELEY que la mediumnidad, a pesar de sus múltiples y distintas manifestaciones, es de esencia única.

La MEDIUMNIDAD DE EFECTOS INTELECTUALES comprende aquellos fenómenos donde predominan los aspectos psicológicos, inteligentes, y por eso algunos estudiosos la han denominado mediumnidad subjetiva. Estas son sus principales categorías.

Mediumnidad parlante. También llamada psicofonía. El espíritu comunicante proyecta su acción psico-magnética sobre determinadas áreas sensitivas y motoras del cortex cerebral del médium, y se vale de sus órganos vocales.

Por lo general, el mensaje se trasmite en el mismo idioma del médium, pero en algunos casos en que el trance es profundo puede ser expresado en el idioma que identifica al espíritu y que es desconocido para el médium, dando lugar a un hecho de xenoglosía. En la literatura espírita se pueden encontrar hechos impresionantes de esta categoría. Bastaría mencionar algunos como el de la médium LAURA EDMONDS, hija del juez JOHN EDMONDS, quien fuese presidente del senado de los Estados Unidos. Ella hablaba solamente inglés y había aprendido algo de francés en el colegio, y sin embargo, por ella se manifestaban os espíritus hablando en diversos idiomas.

En una reunión social, en 1859, en el momento en que le presentaban a un diplomático griego entró en trance y se manifestó un espíritu que dialogó con el diplomático durante una hora en perfecto griego moderno, y que con tristeza le informó que acababa de fallecer un hijo suyo, lo cual fue comprobado horas después.

Es conveniente diferenciar la xenoglosía, que es una forma mediúmnica, donde un espíritu bien identificado, se expresa en un idioma coherente y claramente articulado, de la glosolalia, que es una expresión anímica en la cual emergen del inconsciente del sujeto algunos contenidos psíquicos, que se presentan como "idiomas desconocidos, arcaicos o extraterrestres" y son apenas lenguajes falsos o fantasioso. La palabra glosolalia fue creada por el psicólogo ginebrino y notable investigador psíquico THEODOR FLOURNOY (1854- 1920). Durante el trance, cuando el médium está hablando, suele adoptar posturas, mover los brazos y las manos, o producir inflexiones en la voz, de un modo involuntario, y que son rasgos típicos del espíritu que se está manifestando.

Mediumnidad escribiente. También llamada psicografía. El espíritu controla el brazo del médium e impulsa su mano para que vaya escribiendo el mensaje.

Cuando el médium es totalmente inconsciente se le llama médium mecánico, puesto que el espíritu mueve la mano del médium como si se tratase de una herramienta, en una acción que es independiente de la voluntad o del control del intermediario. Cuando el grado de profundidad del trance es menor, se habla de médiums semimecánicos.

Hay casos muy interesantes y demostrativos, en los cuales el médium escribe simultáneamente con las dos manos, dando curso a dos mensajes que provienen de dos espíritus diferentes.

Se usa el término xenografía cuando el médium escribe el mensaje en un idioma que le es desconocido. La médium canadiense MINA STINSON CRANDON (fallecida en 1941) muy conocida como "MARGERY", escribió en varias sesiones celebradas en la ciudad de Boston, en 1928, mensajes firmados por el espíritu CONFUCIO, en caracteres correspondientes al idioma chino. Eran mensajes de carácter filosófico que fueron traducidos por expertos en esa lengua.

En una de las sesiones que realizaba VICTOR HUGO (1802-1885) durante su exilio en la isla de Jersey, en las que actuaba como médium escribiente su hijo CARLOS HUGO se recibió el siguiente verso firmado por Lord BYRON (1788-1824):

"Vex not the bard
his lyre is broken,
his last song sung
his last word spoken" (1)


(1) "No molestéis al poeta,
su lira está rota,
ya cantó su última canción
y pronunció su ultima palabra"




Aclara VICTOR HUGO que un amigo de Inglaterra que le visitaba y participaba de la reunión había pedido que se evocara al célebre poeta británico, y que su hijo no hablaba ni escribía en inglés.



Este texto ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previo consentimiento expreso de su autor, Lic. Jon Aizpúrua, a modo de divulgar la doctrina espírita.