miércoles, 13 de mayo de 2009

LO ABSURDO DEL TERRORISMO

Juan José Díaz Bermúdez/Análisis

Oaxaca, México.- Lo absurdo de lo absurdo es atentar en contra de la población civil, inerme y desarmada. México entró a la oscuridad del terrorismo, de derecha o izquierda, quizás de la delincuencia organizada, de donde venga es totalmente repudiable, no se puede permitir que las ideas y los objetivos se alcancen a través de las armas, la violencia y la sangre, menos aún cuando para ello tengan que morir inocentes. Lo sucedido en Morelia , Michoacán, debe ser analizado con detenimiento y paciencia. A partir de estos hechos, la represión se acentuará en diferentes regiones del país, tratando de involucrar a grupos de la delincuencia o la guerrilla, como ya fue planteado en un primer momento. Godoy reconoció que su gobierno había recibido amenazas de actos violentos, que serían cometidos en Salamanca, así como durante el desfile en Morelia, por lo que tomaron precauciones, nunca imaginaron que las acciones se llevarían a cabo en contra de la población civil. En Oaxaca se supo de amenazas idénticas, incluso trascendió de un atentado con bomba en contra de una institución bancaria en la madrugada del domingo 14 de septiembre, sin embargo no se supo en la opinión pública por órdenes de Ulises Ruiz Ortiz.Un atentado terrorista de esa naturaleza hubiera tenido lógica militar en Oaxaca por el rencor que ha despertado el gobernante, señalado de represor al haber cometido delitos de lesa humanidad, desvío de recursos, nepotismo, corrupción, protección de delincuentes; sin embargo es enemigo de Andrés Manuel López Obrador ¿la enemistad de ese personaje podría ser un excluyente? ¿por qué Morelia?

Hay que reconocer que es un hecho que marca precedentes, es decir ,nunca se había presentado en nuestro país algo similar, por lo menos no en tiempos modernos, pero impacta a la comunidad por sus alcances. Es la influencia del miedo, es la política de la incertidumbre, es demostrar que el destino alcanzó a México.

Llama la atención que el ataque haya sido dirigido a la población civil, más aún que las granadas de fragmentación, que en un principio se ha dicho explotaron, según los testigos, hubieran sido lanzadas contra niños, mujeres y ancianos, es un detalle que cuesta creer que la guerrilla de izquierda hubiera llevado a cabo, no hay que olvidar que los códigos de honor entre guerrilleros son parte del quehacer de cada grupo armado, no quiere decir que estos quedan excentos de sospecha, pero es un atenuante. En sus diversos comunicados, guerrilleros identificados al Ejército Popular Revolucionario ( EPR) han sostenido que aman la vida, por lo tanto sería difícil entonces que los grupos guerrilleros hubieran ajusticiado a personas del pueblo ¿por qué y para qué?

No hay lógica en este ataque, mucho menos objetivos militares de propaganda y políticos, es una estupidez que define una mente perversa y oscura, no de un pensador, ideólogo o combatiente.

Desde el punto de vista política, la guerrilla no tendría cobertura histórica, el atentado fue cometido en un estado gobernado por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Leonel Godoy ,quien mostró desde el inicio de su administración diálogo y la posibilidad de entablar un acercamiento con los grupos armados que operan en tierra caliente. Lo curioso es que Leonel Godoy tiene una gran amistad con Andrés Manuel López Obrador, últimamente el opositor al régimen de Felipe Calderón. Obrador avanzó en la aceptación de la población, que repudia la violencia institucional que el gobierno ha implementado en el país.

No olvidemos que en México también existen grupos armados de la ultraderecha y que este tipo de agrupaciones por tener esencia religiosa y creer que actúan en el nombre de su dios, no poseen remordimientos, al contrario, piensan que ganan el cielo, es una especie de guerrilla divina que busca reivindicar su fe y principios.

Durante la marcha en contra de la violencia que se llevó a cabo en el Distrito Federal el 30 de agosto, marcharon personas portando banderas blancas con el logotipo de México Criollo y con banderas de México con el símbolo nazi-mexicano, junto al águila devorando a la serpiente. ¿Qué se prueba con esto? De entrada tenemos en México agrupaciones de la ultraderecha, que al igual que la ultraizquierda se entrenan en combates, en el uso de explosivos y el manejo de armas de alto poder, como serían las granadas. Testigos en Morelia vieron correr a cuatro jóvenes rapados, segundos después de las explosiones, -cabezas rapadas- que son usuales entre los grupos neo nazis. Otras personas dicen que un hombre robusto, vestido de negro, poco antes de tirar “una esfera de metal”, les pidió perdón por lo que iba ha hacer, algo poco común, la guerrilla no lo hubiera hecho, el narcotráfico mucho menos, pero falangistas sí. Hay casos en la historia donde grupos de la derecha han atacado y antes de llevar a cabo sus ataques o piden perdón o dan aviso para que desalojen los lugares que explotarán; no olvidemos que este tipo de agrupaciones actúan en nombre de su dios.

Se dice que otra línea de investigación lleva al narcotráfico, algo no encaja en este rompecabezas ¿Por qué haría el narcotráfico algo así? Este acto de terrorismo cobarde atraería una cacería inhumana en contra de ellos, aunque no descartemos que los grupos rivales podrían actuar para generar persecución contra cierto cártel, aunque lo sucedido en Morelia rompe cualquier marco de tolerancia, sería como llamar la guerra a todos los rincones del país en contra de este tipo de grupos, no se salvaría nadie de ellos, ¿o es que los grupos del narcotráfico ya pasaron a la locura senil? Hay que mirar la historia reciente en los medios de comunicación: las matanzas, las ejecuciones, el desaseo que hay en el país, se lo han atribuido al gobierno de Calderón, es decir, se ha pretendido exonerar al narcotráfico, se ha malinterpretado, porque se ha dicho que antes, es decir del sexenio pasado a este, no se había planteado tanta sangre en las calles, en el ejército mexicano no se había presentado tanto rechazo a las órdenes de un presidente (jefe supremo de las fuerzas armadas) es decir, se había colocado al narcotráfico en un pedestal cuando tampoco puede ser posible, ya que son grupos criminales, pero alguien perdió puntos y credibilidad y este fue el señor Calderón, se necesitaba entonces una advertencia, un detonante que hiciera mirar al país a la violencia, la guerrilla o el narcotráfico como los verdaderos peligros a vencer. El narcotráfico sí es un peligro a vencer, es un peligro social ¿habría que demostrarlo? Los narcotraficantes actúan en contra de sus enemigos, jamás contra la población civil, menos aún donde hay niños. Si no fue la guerrilla ni el narcotráfico los culpables ¿qué mounstro pudo hacer esto?

Hay otro hecho que no debe pasar inadvertido, fueron cuatro presuntas granadas las que explotaron, dos en el centro histórico de Morelia, la tercera en la salida de la carretera a Salamanca y la cuarta en la zona de Santa María, donde se ubica una Bandera Monumental sobre la plaza de la unidad. El objetivo fue desatar el terror.

Terrorismo que ha impactado a México, que se lleva a cabo durante la celebración de un grito de la independencia, dato que llama la atención. Las autoridades, por cierto, no han revelado el nombre de una persona que murió en los hechos ¿un narcotraficante? ¿un alto jefe de la policía? ¿un guerrillero?

Las teorías están planteadas, lo cierto es que cualquiera que sea el origen de esta acción militar, es repudiable, absurda, estúpida y contraproducente, porque abrió el rechazo generalizado de la población en contra de todos los grupos violentos, a partir de hoy pierden todos aquellos que buscan los cambios y protegen sus intereses por medio de la violencia y la muerte. México está de luto.